Para Mas Informacion: 786-445-6032 - 786-413-6569



ilearikubabagua@gmail.com













Sunday, June 26, 2011

Signos y Simbolos de Santeria

Los simbolos y signos tienen una función importante en facilitar y simplificar la comunicación. Permiten la comunicación entre los individuos de una sociedad, pues señalan nociones comunes que son conocidas y aceptadas por todos los miembros de una cultura.
Simplifican la comunicación porque un solo símbolo, un signos, enuncia una serie de conocimientos adquiridos sobre la realidad.
En los símbolos se reflejan los aspectos más profundos de la realidad. Expresan no solamente cantidades, sino ideas y fuerzas… regulan, no solamente la armonía física, las leyes vitales, espaciales, temporales, sino también las relaciones con el Principio.
Por eso los números no son simples expresiones aritméticas, sino principios coeternos a la verdad. Son ideas, cualidades, además de cantidades.
Cada religion como la santeria es un sistema de simbolos. Un objeto, una acción, un color o un número pueden disponer de un contenido simbólico, pueden expresar, ocultar un concepto. El concepto mismo es el sentido del símbolo.
El numero seis, por ejemplo, puede ser un simbolo, independientemente de estar escrito, imaginado o registrado en la computadora.
Los números son en la clásica filosofía griega “las llaves de las armoniosas leyes del cosmos, los simbolos del universo divino”
Algunos números fueron considerados sagrados por los yorubas de Nigeria y estos poseían y aún tienen un sentido simbólico en su culto religioso. El simbolismo numérico caracterizó no solo la religión tribal de Africa, sino que sigue manteniéndose en los cultos afroamericanos, entre ellos, en la Santeria cubanao Religion de origen yoruba.
Uno de los números más notables es el cuatro, que posee una calidad arquetípica en redoblar el sistema dualista. En la cosmovisión yoruba la definición de los rumbos y de las direcciones se basa en el número dos, más bien en su cuadrado.
Conocen los cuatro puntos cardinales, que serán determinados por la posición de dos cuerpos celestes: el Sol y la Luna.
Según eso, los yorubas creen que la Tierra tiene cuatro ángulos fijos, “cuatro puertas”, por las cuales llegan al mundo los vientos, las deidades y los espíritus sobrenaturales.
En el panteón de la Santeria cubana, Eleguá es el Dios del destino, guardian de las puertas. Durante la ceremonia de la iniciación, el novato, llamado Iyawo, le lleva una ofrenda (Ebbo) y la arroja a los cuatro rincones del mercado.
En esta acción ritual el mercado sustituye a la Tierra y el paralelo cosmogónico se simboliza con el número cuatro.
El destacado papel del cuatro puede observarse en el procedimiento del vaticinio también. En Cuba se conservó casi sin modificación el sistema geométrico de la adivinación yoruba, que se basa en el número cuatro y sus potencias (16, 256).
En la adivinación con el coco la persona, quien realiza la ceremonia, tira cuatro pedazos de coco al suelo. En la de cauries, el sacerdote, el Oriate, presagia con 18 caracoles cauries, de los cuales guarda dos y tira solamente 16. Los dos cauries separados “no hablan”, son “los guardieros”.
Los 16 caracoles simbolizan, según la mitología, las 16 puertas del palacio de Obatala.
En esta forma de presagio a los cauries añaden otros cuatro objetos también: una piedrecita negra (Itá), una bolita de cascarilla de huevo (Efun), un caracol mayor que el cauri (Aye) y un huesito de la rodilla del animal sacrificado en la ceremonia de la iniciación (Iku).
La persona para quien realizan la adivinación los toma de dos en dos (la piedrecita y la cascarilla, el caracol y el huesito) en sus manos porque estos objetos determinaran si las figuras adivinatorias, las llamadas letras (Odu) vienen con algo bueno o malo, a esto último corresponderá la piedra y la cascarilla, mientras que si la profecía llega por los Dioses o por los muertos (antepasados) será el caracol y el huesito.
El sistema más complejo de presagiar se efectúa con el tablero y el collar de Ifa. Este último accesorio (Opkuele) consta de dos veces cuatro pedazos del carapacho de una jicotea. Los ornamentos del tablero de Ifá simbolizan los cuatro puntos cardinales.
Uno de los estudiosos más importantes de la filosofía y la religión de Ifa, opina que esta forma de adivinación conoce 256 formas -es decir cuatro a la cuarta potencia- válido tanto en Africa como en Cuba.
En la mayoría de las culturas de Africa Occidental el cuatro es simbolo de la femeneidad y del Sol. En la religión yoruba -así como en la Cubana Santeria- Olorum, el Sol, tiene 14 o 16 rayos, coincidentes con el número de los caminos o formas de aparición de Obatalá.
En el panteón de la Santeria cada deidad (Orisha) se simboliza con un número, considerado santo, y un color, determinantes tanto de los atributos mágicos y rituales del Orisha como el de los objetos usados en el sacrificio. El mismo número puede pertenecer a varios dioses.
Nos ofrece una posible explicación de este fenómeno la semejanza en las características de estos Orishas y sus relaciones conservadas en la mitología.
El ocho entre los simbolos es universalmente el equilibrio cósmico. En el pensamiento dogon de Africa, todo lo que está en relación con la pureza o la justicia se redobla (por ejemplo, el hombre nace con dos almas). Así el ocho, como el doble del cuatro, es el símbolo de la creación, representación de un cierto dinamismo equilibrado

No comments:

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.

Post a Comment